Raquitismo hipofosfatémico autosómico recesivo (RHAR)

El raquitismo hipofosfatémico autosómico recesivo (RHAR) es una forma rara de los raquitismos hereditarios hipofosfatémicos. Se han reconocido dos variantes denominadas de tipo 1 y de tipo 2.

Genética

El RHAR de tipo 1 es causado por mutaciones inactivantes del gen DMP1, localizado en el cromosoma 4q22, que codifica para la proteína DMP1 (Dentin Matrix Protein-1). Estas dan como resultado la elevación secundaria de los niveles séricos del FGF-23.2 La proteína DMP1 se expresa principalmente en líneas celulares de osteoblastos y osteocitos.

El RHAR de tipo 2 se desarrolla por mutaciones del gen ENPP1, ubicado en el cromosoma 6q23, que codifica la ectonucleótido pirofosfatasa/fosfodiesterasa 1 (ENPP1).

 

Manifestaciones clínicas

Habitualmente, las alteraciones óseas no se presentan desde el nacimiento, sino durante la etapa de la niñez y aún en la edad adulta. En forma semejante a la variable de raquitismo  hipofosfatémico autosómico dominante (RHAD), los pacientes afectados pueden presentar crecimiento normal, mientras que otros desarrollan deformidades óseas importantes (genu valgo) y retraso grave del crecimiento corporal.

 

Laboratorio

Las alteraciones en sangre son semejantes a las observadas en los pacientes con raquitismo hipofosfatémico ligado al cromosoma X (XLH). Se observan hipofosfatemia, normocalcemia, niveles elevados de fosfatasa alcalina, niveles normales o elevados del FGF-23 y niveles de 1α,25(OH)2D3 normales o inadecuadamente bajos.

En orina, además de la hiperfosfaturia puede observarse excreción disminuida o normal del calcio.

 

Tratamiento

El tratamiento es semejante al indicado en los pacientes con raquitismo hipofosfatémico ligado al cromosoma X (XLH) y debe ser valorado por un profesional según sea el caso.

 

Fuente: www.scielo.org.mx